Cárdenas -

Tarea para la casa

13/06/2005
e-mail Imprimir PDF

El hijo se siente considerado cuando los padres le demuestran confianza.

¿Para qué sirve la inteligencia emocional en un niño?

- Aumenta el rendimiento escolar, ya que al controlar sus impulsos, el niño desarrolla mayor concentración, no se distrae ni interrumpe a sus compañeros.

- La automotivación los lleva a perseverar en sus esfuerzos: estudian a conciencia, aprenden a sobreponerse a las derrotas (ya sea por una mala calificación o dificultades propias de su edad). "La inteligencia emocional permite criar sujetos altamente productivos. Es el típico niño que pregunta en clases e investiga para hacer sus tareas", explica la psicóloga.

- Desarrolla la empatía, talento que los lleva a ser solidarios con sus compañeros. Son niños que lideran grupos.

- Facilita el buen manejo de las relaciones interpersonales, lo que les ayuda a adaptarse al curso sin problemas.

- Son niños que analizan la situación y respetan los límites, bien evaluados por sus profesores. Son alumnos obedientes y participativos, factores importantes en términos de autoestima y motivación para asistir a clases.

Ejercicios de entrenamiento emocional

- Dibujarle al niño en los dedos de sus manos expresiones faciales correspondientes a distintas emociones. Después de ello, preguntarle cómo se siente (el indicará con sus dedos si está enojado, triste o feliz). Esta actividad se puede reforzar recortando en revistas o diarios caras que demuestren lo anterior.

- Ver televisión o leerles cuentos e ir comentando cada situación donde aparezca algún tipo de emoción. Por ejemplo, preguntarle qué cree que siente el personaje frente a la situación que está viviendo.

- Invitar amigos del niño a la casa. El juego y las relaciones entre pares permite que se conecte con su mundo emocional.

- Con niños mayores (9-13 años) se puede emplear la dramatización. A través del tipo de escena y de los elementos que el niño utiliza se pueden conocer aspectos de su personalidad.

- Con hijos adolescentes puede comentar sus propias vivencias y emociones. El hijo se siente considerado cuando los padres le demuestran confianza.

 
Tenemos 1 usuarios conectados (0 miembros, 1 invitados)