Cárdenas -

La intolerancia

13/06/2005
e-mail Imprimir PDF

Quienes critican no se dan cuenta de que existe mucho más de positivo en las personas de lo que puedan pensar.

"Te ves mal", "no sirves para nada", "pareces una antigüedad", "no los soporto"... Son frases típicas de personas cuyo sentido de vida es criticar sin medir las consecuencias.

Quienes critican no se dan cuenta de que existe mucho más de positivo en las personas de lo que puedan pensar, pero en muchas ocasiones se sienten atraídos más bien por el defecto, por lo negativo. El problema es que cualquiera que critique va a penetrar en las emociones del otro, hiriendo su sensibilidad o golpeando su autoestima.

Aceptar la discrepancia

"Cada persona ha aprendido, grabado y aceptado, a lo largo de la vida, patrones, pautas fijas acerca de lo que debe ver como bueno, agradable, sano o adecuado, así como lo que debe procesar desde el prejuicio de desagradable, inadecuado, enfermizo y feo. Por ello, es muy difícil pretender que todos estemos de acuerdo o que entendamos y valoremos la vida de forma similar", señala el autor Yagosesky. "Cada cabeza es un mundo", lo que a unos les molesta a otros les gusta, lo que a algunos nos asusta a otros los entusiasma, y cosas que nunca haríamos, otros las hacen a diario.

Entonces, si está comprobado que somos realmente diferentes, parece ilógico ser tan desconsiderados e intolerantes ante las diferencias de criterio o personalidad. La filósofo Amalia Gómez plantea que "el aprendizaje de la tolerancia es un ejercicio continuado de asumir la posibilidad de discrepar. Pero, sobre todo, hay que hacerlo tratando de comprender las razones que llevan a nuestro interlocutor a posiciones distintas y distantes de las propias. En ocasiones se dice: 'Yo contigo no hablo de este u otro asunto', como si tener opiniones contrapuestas fuera un muro en la relación personal, laboral o de vecindad".

La realidad es que todo proceso de exclusión o rechazo se basa en el miedo. Tememos lo nuevo, lo distinto, lo desconocido, lo que no logramos comprender, explicar o manejar, y los individuos intolerantes suelen enfermarse con mayor facilidad que el resto de las personas, resulta más difícil estar con ellos, son desconsiderados con los demás, se portan como víctimas que culpan a los otros de sus males, son dominadores, tienden a ser fácilmente violentos y ofensivos, suelen exagerar los hechos y reaccionan con comportamientos automáticos de los cuales luego se arrepienten.

Yagosesky explica: "La intolerancia puede ser aprendida en la casa o en la escuela. En los hogares segregadores, en los que se cree que algunos son superiores y deben mandar, y algunos son inferiores y deben obedecer, la intolerancia se instala legitimada, aceptada y avalada. El machismo, el feminismo, el racismo se basan en la intolerancia".

Para combatir nuestra personal intolerancia, es esencial respetar a todos los seres, aceptar que todos podemos equivocarnos y que ésa es la forma usual de aprender, por ensayo y error. Buscarle a todo el lado positivo y agregarle una dosis de buen humor. Y, sobre todo, aceptar la discrepancia, éste es el principio del aprendizaje de la convivencia y de la relación interpersonal. Como dice Amalia Gómez: "Siempre se está a tiempo de aprender a discrepar, que viene a ser como el inicio del ejercicio de la tolerancia".

No se trata de hacer dejación de lo que uno piensa o siente, sino que es nada más y nada menos que encontrarnos a través de la palabra con los que piensan o sienten de manera distinta....

 
Tenemos 1 usuarios conectados (0 miembros, 1 invitados)