Cárdenas -

Sangrado Uterino Disfuncional

24/10/2005
e-mail Imprimir PDF

El sangrado uterino disfuncional es más común al inicio y el final de la vida reproductiva de la mujer.

El sangrado uterino disfuncional se define como un sangrado anormal causado por un mecanismo hormonal, sin ninguna causa orgánica demostrable.

El sangrado uterino disfuncional es más común al inicio y el final de la vida reproductiva de la mujer. En los primeros 18 meses depués de la menarquia la inmadurez del eje hipotálamo- pituitaria puede fallar en la respuesta a los estrógenos y la progesterona, resultando en anovulación.

En mujeres obesas, la producción no ovárica de estrógenos puede producir trastornos del ciclo menstrual. En las mujeres menopausicas, la disminución en los niveles hormonales o la respuesta a las hormonas también puede conllevar a un sangrado uterino disfuncional anovulatorio.

La mayoría de los sangrados disfuncionales son causados por ciclos anovulatorios (90%) que producen una estimulación estrogénica sostenida sin la oposición de la progesterona. Esta estimulación sostenida produce un desarrollo de la capa funcional del endometrio, eventualmente este crecimiento sobrepasa el aporte sanguíneo a tal punto que algunas partes del endometrio están cicatrizando y otras desprendiéndose, teniendo como resultado un sangrado excesivo y prolongado.

Una fase lútea inadecuada puede producir un sangrado disfuncional. Se caracteriza por una fase lútea corta debido a una producción insuficiente de progesterona.

Otro mecanismo para en sangrado disfuncional especialmente en mujeres de 40 años o más, es la disminución del número y la calidad de los folículos ováricos. Estos folículos continuan desarrollándose pero no producen estrógenos suficientes en respuesta a la hormona folículo estimulante (FSH) para desencadenar la ovulación.

Desórdenes endócrinos pueden causar sangrado anormal. La hiperprolactinemia inhibe la liberación y producción de las hormonas liberadoras de gonadotropinas. La enfermedad poliquística del ovario se presenta con ciclos anovulatorios produciendo un sangrado disfuncional. El hipertiroidismo, hipotiroidismo y el síndrome de Cushing pueden estar asociado con un sangrado disfuncional.

El sangrado poscoital indica una lesión estructural del cervix o la vagina, como los pólipos cervicales, endometriales, lesiones malignas del epitelio cervical y vaginal, pueden producir sangrados irregulares y poscoital. Lesiones de origen infeccioso como la Clamidia y Gonorrea deben ser descartadas y tratadas.

Un útero aumentado de tamaño puede ser causado por una adenomiosis, miomas uterinos, endometriosis o un embarazo. Los miomas submucosos y los pólipos endometriales pueden producir sangrado en las mujeres premenopausia y posmenopausicas. Las complicaciones relacionadas con el embarazo también deben ser descartadas ( abortos y embarazo ectópico).

 
Tenemos 1 usuarios conectados (0 miembros, 1 invitados)