Cárdenas -
Entrar | Registrarse

Relaciones sexuales y el Herpes

Las mujeres pueden reducir el riesgo de contagiarse el virus del herpes durante las relaciones sexuales usando el condón. La protección del condón para el varón no sería tan efectiva por la mayor exposición a regiones genitales que liberan virus.

Masturbacion femenina

Investigaciones revelan que una mujer que se masturba no sólo se siente más satisfecha, sino que puede guiar mejor a su compañero.

Existen aprensiones en esta cultura respecto del sexo en primera persona, pero el "yo me provoco placer" es una buena manera de conocerse y de pedir después, en pareja, con absoluto conocimiento de causa.

Masturbación,... Ver más autosatisfacción, autoestimulación y autoerotismo indican, en sexología, lo mismo. Contra todo lo que se piense, consisten en una técnica natural y espontánea, cuyas causas y efectos tienen que ver con el descubrimiento de sensaciones y con el mejor y mayor conocimiento del propio mapa erótico.

Una mujer que se masturba no sólo se sentirá más satisfecha, sino que podrá guiar a su compañero, de modo que incluso la comunicación entre ambos puede mejorar.

Diversas investigaciones señalan que en culturas donde está permitida la masturbación y es parte de la educación femenina, la mujer tiene más facilidad para alcanzar el orgasmo. Porque sabe cómo excitarse y porque, acostumbrada como está a experimentarlos, no tiene la tranca de tener que pedir permiso para gozar.

De todos los atajos del cuerpo femenino, la mujer prefiere su clítoris como centro de placer. Y aunque hasta no hace mucho se intentaba que fuera la vagina la más placentera, lo cierto es que el promontorio escondido entre los labios vaginales brinda una de las experiencias más intensas. Por algo se puede alcanzar el orgasmo sin necesidad de penetración. Ver menos

Mejore su Sexo en 30 dias

Este es un lógico y estimulante programa para mejorar el contacto íntimo e incorporar nuevas modalidades en la cama. Consiste en tres semanas de abstención sexual pero de aprendizaje profundo sobre lo que ocurre con cada uno de la pareja. ¡Llegará a la cuarta semana loco por hacer el amor!

No es un secreto que las parejas han disminuido su frecuencia de relaciones... Ver más sexuales. Entre tanto ajetreo diario y estimulaciones diversas, la única y más considerada fantasía en el regreso a casa es la cama... pero para dormir. No hay mucho tiempo tampoco para preguntarse qué está pasando. Menos para afrontar la labor de reavivar el fuego. Cuando se hace el amor, por lo menos de lunes a viernes, el trámite resulta al principio un poquito forzado y luego extremadamente rápido. Hombre y mujer tienen el sexo que pueden, no se dan la instancia real de hacerse el amor.

Señalan los expertos que apagar el fuego definitivamente en una pareja puede resultar, por fortuna, menos fácil de lo que se imagina. Esto, porque, por lo menos en las relaciones monógamas y largas, la profundidad de los vínculos permite que se goce de un sexo que ellos denominan "gran reserva". Es decir, uno alimentado ya no por el deseo loco de la juventud y la novedad, sino por la mezcla de amor, madurez y mayor conocimiento de lo que le gusta al otro.

Hay esperanzas, entonces, pero por ningún motivo ello significa que no haya que trabajar la actividad en la cama. Le proponemos acá tomar su agenda y, entre las prioridades, marcar en un mes completo paso a paso un programa para mejorar su sexo.

La idea es dedicarse entera y exclusivamente a las tareas prescritas durante las tres primeras semanas, para luego terminar el plan con un ejercicio que incluya todo lo anterior, más un rico encuentro sexual con todas las de la ley. Ver menos

Consejos para el Sexo Anal

1. No asaltar a la pareja sin explicarle antes lo que se quiere.

2. Si hay cualquier reparo, dejarlo para otra oportunidad. No presionar o insistir.

3. Higiene precoital: Zona, pene y dedos limpios.

4. La lubricación es crucial desde el inicio de la estimulación: Dedos y pene bien lubricados

para no hacer daño. Si no hay lubricante, la... Ver más saliva es una alternativa.

5. No olvidar que la estimulación táctil y oral es parte del menú.

6. La estimulación con los dedos en el perineo de hombres o mujeres, situado entre dos y cinco

centímetros al interior del conducto rectal, puede ser muy gratificante.

7. No usar lubricantes acuosos, como vaselina, si se usa preservativos, pues los daña.

8. Nunca brusco ni profundo: La penetración debe ser suave y paulatina.

9. No temer a manchar, pues el recto inferior suele estar vacío.

10. Ante el asomo de cualquier dolor, suspender la experiencia. Este tipo de relación no debe ser

dolorosa.

11. No tener sexo vaginal después del anal, para evitar infecciones.

12. Lavarse el pene y las manos después de la estimulación anal y antes de tocar la vagina o el

pene nuevamente.

13. Conoce las partes “ahí sí” de tu pareja, para estimularlas cuando el orgasmo esté cerca.

14. Conocer las partes “ahí no” de tu pareja, para respetarlas.

15. Para prevenir infecciones, el preservativo es recomendado no sólo para el sexo casual, pues

la experiencia anal suele provocar alguna fisura y sangramiento, aunque a veces no sea

perceptible. Ver menos

Climax femenino

Hombres y mujeres tienen igual responsabilidad en el funcionamiento en la cama. La actividad sexual no tiene como finalidad

única la consecución del orgasmo. Las mujeres tienen mucho más claro eso que los varones. El orgasmo es sólo parte del juego.

Verdad 1: "Todas las mujeres tienen clímax diferentes".
El orgasmo, más allá de ser una respuesta... Ver más fisiológica, es una sensación subjetiva, por lo tanto, se conecta directamente con las vivencias e imágenes de quien lo experimenta. Esto, independiente del componente fisiológico que gatilla la respuesta orgásmica, que en todas las mujeres es el clítoris. A diferencia de lo que la gente cree, un orgasmo se potencia mucho mejor con penetraciones más superficiales que profundas, con el roce del pene en la vagina, que tiene muchas más terminaciones sensitivas en el primer tercio y no en el último. Por ello, cuando una mujer se coloca un tampón no lo siente, a no ser que quede mal puesto. Los hombres piensan, equivocadamente, que con penetraciones más profundas se consiguen mejores orgasmos.

Las penetraciones bien hechas, leves, con un ritmo cortito, suelen ser más ventajosas. Y las penetraciones profundas tienen relación con la presión ejercida en toda la parte lumbar, que es donde está el clítoris, y los labios menores, que es la zona más sensitiva. Los orientales señalan que se deberían hacer varias penetraciones leves y luego una profunda, y así sucesivamente hasta llegar al orgasmo. Todas las mujeres tienen clímax distinto en la medida en que acordamos que el orgasmo

es una sensación subjetiva, que ningún cuerpo es igual al otro. En términos fisiológicos, es el resultado de tres o cinco contracciones vaginales.

Si bien es cierto que este es el proceso a través del cual todas las mujeres orgasman, la sensación puede ser más o menos intensa, más asociada a determinadas imágenes que otras, dependiendo de los componentes particulares de cada individuo.

Verdad 2: "Los orgasmos no vienen fácilmente".
La respuesta orgásmica requiere de una mecánica particular y de una buena estimulación, ya sea manual, bucal, con penetración, etc.. Además, requiere una sensación de relajo; más que con la pareja, es la propia persona que debe encontrarse en este estado, es importante no sentir la exigencia de orgasmar. Cuando una mujer siente esta urgencia, se le va a la cabeza y deja de sentir y no orgasma. El orgasmo requiere una mecánica con adecuada estimulación y un ambiente o un estado de relajación donde la actividad sexual sea vivenciada como gratificante y sin exigencia. El hombre también requiere de mecánica particular y un cierto confort, porque si hay ansiedad, preocupación, pensamientos inhibidores, ninguno de los dos va a orgasmar. Cuando dos personas tienen sus primeros encuentros sexuales, lo más posible es que la mujer no tenga orgasmo que encuentren ambos la dinámica de tiempo y de ritmo que facilite el orgasmo.

Verdad 3: "La pareja necesita ser dirigido".
La estimulación en el varón es más fácil y, por lo tanto, es más rápida. Las curvas de excitación del hombre y de la mujer

son distintas. En el hombre, los órganos sensitivos están afuera, son de fácil roce y se activan rápidamente; en cambio, los de la mujer no, y requiere estimulación muy focalizada (en la vulva, con movimientos circulares que van de adentro hacia afuera, que pueden ser hechos con los dedos, la boca, por medio de presión, o con el mismo pene antes de penetrar, y no un frotamiento sistemático que al final duele). En el hombre es más fácil porque se conoce muy bien y sabe lo que necesita para orgasmar. A diferencia de la mujer, que muchas veces no conoce las zonas de estimulación de su cuerpo y necesita saber qué le excita para poder dirigir a la pareja.

Cada mujer debe apropiarse de lo que necesita para orgasmar, y eso se da a través de la exploración del propio cuerpo. No hay que esperar a que el otro mágicamente lo descubra. Algunos terapeutas sexuales sugieren que no es necesario hablar de lo que a cada uno le gusta o no, más bien, es posible facilitar las cosas si la mujer toma la mano de la pareja y la guía hacia donde siente placer con el ritmo que requiere. También sirven delicadas frases como: Eso no es bueno ahora, haz más de lo que estabas haciendo antes. Ver menos

Regístrate ¡es Gratis!