Cárdenas -

Masturbacion femenina

24/10/2005
e-mail Imprimir PDF

La autoestimulación permite que la mujer conozca más su cuerpo, sepa cómo excitarse y se acostumbre a gozar.

Investigaciones revelan que una mujer que se masturba no sólo se siente más satisfecha, sino que puede guiar mejor a su compañero.

Existen aprensiones en esta cultura respecto del sexo en primera persona, pero el "yo me provoco placer" es una buena manera de conocerse y de pedir después, en pareja, con absoluto conocimiento de causa.

Masturbación, autosatisfacción, autoestimulación y autoerotismo indican, en sexología, lo mismo. Contra todo lo que se piense, consisten en una técnica natural y espontánea, cuyas causas y efectos tienen que ver con el descubrimiento de sensaciones y con el mejor y mayor conocimiento del propio mapa erótico.

Una mujer que se masturba no sólo se sentirá más satisfecha, sino que podrá guiar a su compañero, de modo que incluso la comunicación entre ambos puede mejorar.

Diversas investigaciones señalan que en culturas donde está permitida la masturbación y es parte de la educación femenina, la mujer tiene más facilidad para alcanzar el orgasmo. Porque sabe cómo excitarse y porque, acostumbrada como está a experimentarlos, no tiene la tranca de tener que pedir permiso para gozar.

De todos los atajos del cuerpo femenino, la mujer prefiere su clítoris como centro de placer. Y aunque hasta no hace mucho se intentaba que fuera la vagina la más placentera, lo cierto es que el promontorio escondido entre los labios vaginales brinda una de las experiencias más intensas. Por algo se puede alcanzar el orgasmo sin necesidad de penetración.

 
Tenemos 1 usuarios conectados (0 miembros, 1 invitados)