Cárdenas -
Entrar | Registrarse

Que no te falten Vitaminas

Las vitaminas son unas sustancias esenciales para la vida del organismo humano que se encuentran en los alimentos en concentraciones muy pequeñas. La falta de ellas provoca muchas enfermedades, además de ser la mejor protección para el cáncer ya que son efectivos antioxidantes. En el mundo occidental han aparecido nuevos casos de estas afecciones en personas que consumen principalmente platos... Ver más precocinados y conservas, omitiendo de su dieta productos frescos como frutas y verduras. Pero no sólo la mala alimentación conduce a la avitaminosis también influye la absorción deficiente el intestino o los desequilibrados en la dieta.

En 1747 el médico escocés James Lind observó en una de sus travesías a bordo del Salibury que si los marineros ingerían naranjas y limones no desarrollaban la enfermedad del escorbuto, uno de los riesgos más temidos de las largas travesías, ya que producía astenia, anemia y hemorragias en las encías y en los órganos internos. A partir de entonces sucesivas investigaciones han demostrado que las vitaminas son esenciales para el buen funcionamiento del organismo, una mala alimentación puede provocar graves trastornos.

La vitamina A protege y mantiene los tejidos celulares, interviene en los procesos inmunitarios para evitar las infecciones y es vital para la visión, muchas enfermedades oculares ocurren por la falta de esta vitamina, se encuentra en productos de origen animal como la mantequilla, la yema de huevo y el pescado graso.

La vitamina B es sobre todo importante para metabolizar los hidratos de carbono. La forman distintos compuestos (B1, B2, B3, B5, B6,B7, B12 y el ácido folico), la falta de cada uno de ellas puede producir diferentes enfermedades. Los alimentos ricos en vitamina B son principalmente el cerdo, las vísceras y los cereales enteros o enriquecidos.

La vitamina C además de prevenir el escorbuto interviene en el mantenimiento de los vasos sanguíneos, la cicatrización de las heridas, tiene funciones inmunológicas y favorece la absorción del hierro. Se encuentra en los cítricos, pero también en las grosellas, el Kiwi y las fresas y en algunas verduras como el pimiento verde, la coliflor, el tomate y el nabo.

La vitamina D es necesaria para la absorción de nutrientes como el calcio y las proteínas, cuando su absorción es deficiente, provoca en los niños raquitismo, problema que se agrava en los países con climas fríos, ya que es necesaria la exposición al sol para su asimilación. Se encuentra principalmente en los vegetales, la leche, sardina, hígado, huevo y quesos.

La vitamina E es el mas importante antioxidante, retarda el envejecimiento celular debido a la oxidación y evita daños del colesterol en las paredes de las arterias, junto a la vitamina A protege a los pulmones de la contaminación. Los alimentos que más vitamina E contienen son el aguacate, el maíz, el germen de trigo, la soja, los espárragos, las espinacas, el tomate y la manzana.

La vitamina K participa en diferentes reacciones en el metabolismo, como coenzima, y también forma parte de una proteína muy importante llamada protombina que es la proteína que participa en la coagulación de la sangre. Para poder absorber la vitamina K cuando se encuentra en el intestino, es necesaria la participación de las grasas; una dieta sin grasa puede ser perjudicial. Se encuentra principalmente en el brócoli, la lechuga, los cereales, el huevo y la carne.

Aunque la falta de vitaminas puede producir otras enfermedades como la caída del pelo, hemorragias, enfermedades cutáneas, etc. también es peligroso consumirlas en exceso, principalmente las liposolubles como la A y la D, las vitaminas que no son utilizadas por el organismo tienden a acumularse en la grasa, provocando graves enfermedades. La necesidad de vitaminas debe cubrirse con una dieta sana y una adecuada alimentación, no se deben tomar suplementos vitamínicos sin el consejo de un medico. Ver menos

¿Como prevenir el cancer de Prostata?

Los carotenoides son pigmentos naturales, sintetizados por plantas y microorganismos y responsables del color de muchas plantas, frutas y flores. Proveen la coloración natural protectora e identificación a muchas especies de insectos, pescado (salmón), crustáceos (camarón, langosta) y aves (flamingo, canarios). Son precursores de químicos naturales responsables del sabor de alimentos y la... Ver más fragancia de muchas flores.

El Lycopene es un carotenoide que da el color rojo al tomate y se ha desarrollado mucho interés los últimos años, después de diferentes publicaciones que lo ligan a la prevención del cáncer de próstata, cáncer gastrointestinal y enfermedades del corazón.

Cerca del 80% de Lycopene que se consume en la dieta regular, proviene del tomate y productos que contienen tomate como salsa de tomate, jugo de tomate y muchos otros. Se encuentra en menores cantidades en frutas como papaya, guaba, sandia, y grapefruit rosada.

El carotenoide lycopene actúa en el organismo como antioxidante, barriendo moléculas de radicales libres (moléculas inestables), que pueden producir reacciones en cadena y dañar a muchas células del organismo.

En un estudio presentado en la reunión anual de la Asociación Americana de Investigaciones del Cáncer, se demostró que los hombres diagnosticados con cáncer de próstata localizado, que tomaron 15 mgs de lycopene 3 veces por semana, presentaron tumores mas pequenos y niveles disminuidos de PSA (marcador que se encuentra al examen de sangre) que los hombres que no tomaron lycopene. En 1995 la Universidad de Harvard publicó un estudio realizado en 48.000 hombres (a los que se les dio seguimiento por 6 años). Los investigadores encontraron que los hombres que obtuvieron en su alimentación mas de 10 porciones de productos que contienen tomate por semana, tuvieron 35% menor riesgo de contraer cáncer de próstata, que los hombres que solo comieron de 1 a ½ porción de productos con tomate a la semana.

El lycopene y otros carotenoides encontrados en el tomate y sus productos, previenen la oxidación de la LDL (Lipoproteina de baja densidad) que ayuda a mantener los niveles normales de colesterol y reduce el riesgo de desarrollar aterosclerosis y enfermedades coronarias, de acuerdo a estudio publicado en la revista "Lípidos" (Lipids) en octubre de 1998. Los investigadores encontraron que los hombres que tomaron 40 mgs de lycopene al día (equivalente a 2 vasos de jugo de tomate) fue suficiente para reducir la oxidación de LDL y los niveles elevados de colesterol en sangre. El lycopene se puede comprar en forma de suplemento, pero la mayoría de los investigadores recomiendan obtenerlo en su forma natural a través del tomate y los productos que lo contienen. Ver menos

Regístrate ¡es Gratis!